Conectate con nosotros

Internacionales

EUA dispuesto a dialogar con Irán, asegura Bolton

Publicado

con fecha

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está abierto a mantener conversaciones con Irán sobre la eliminación de su programa nuclear, afirmó hoy en Jerusalén el asesor de Seguridad Nacional estadunidense, John Bolton, tras señalar que el silencio de Teherán es ensordecedor.

“El presidente mantiene abierta la puerta a negociaciones reales para eliminar de forma completa y verificable el programa de armamento nuclear de Irán, sus sistemas de misiles balísticos, su apoyo al terrorismo internacional y otras conductas malignas en todo el mundo”, dijo Bolton de acuerdo con un despacho del diario The Jerusalem Post.

“Todo lo que Irán tiene que hacer es cruzar esa puerta abierta”, señaló el asesor de la Casa Blanca, que sin embargo dijo Teherán no muestra ninguna evidencia de que haya tomado la decisión de renunciar a las armas nucleares.

“Mientras hablamos los diplomáticos estadunidenses, en todo el Medio Oriente está surgiendo un camino hacia la paz”, dijo Bolton. “En respuesta, el silencio de Irán es ensordecedor”, agregó.

Bolton se encuentra en Jerusalén, donde este martes participa en un encuentro con sus homólogos de Israel y Rusia centrado en Siria y en Irán.

“Este encuentro no podría ser más oportuno. Nos reunimos en un momento particularmente crítico en Medio Oriente, ya que el régimen radical de Irán y sus satélites terroristas participan aún en más provocaciones violentas en el extranjero”, según indicó el asesor de seguridad nacional.

La tensión entre Estados Unidos e Irán ha ido en aumento desde que hace un año Washington abandonó de forma unilateral el acuerdo nuclear iraní firmado en 2015 y volvió a imponer desde entonces sanciones contra Irán.

La víspera, el presidente Trump impuso nuevas sanciones financieras contra Irán, que afectarán al líder supremo Ali Jamenei y a ocho comandantes, además de advertir que seguirá aumentando la presión sobre Teherán.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán aumentaron el jueves pasado tras el derribo de un avión no tripulado estadunidense en el estrecho de Ormuz que, según Washington, estaba en el espacio aéreo internacional, pero según Teherán fue interceptado en sus cielos.

Notimex

Sigue leyendo
Anuncio
Comentarios

Internacionales

Manifestantes de Hong Kong revelan división en su movimiento

Publicado

con fecha

Autor

Un día reciente en una calurosa calle de Hong Kong, un manifestante llamado Wayne se abrió paso entre una hilera de barricadas plásticas y trató de mirar a la lejanía usando binoculares.

A unos 400 metros de distancia, una fila de policías antimotines estaban en formación, equipados con escudos, palos y gases lacrimógenos.

Era una imagen familiar para Wayne tras más de dos meses a la vanguardia de las protestas pro-democracia de Hong Kong. Los enfrentamientos con la policía se han convertido en rutina para Wayne, un profesor de filosofía de 33 años de edad.

Las historias de Wayne y de otros tres miembros de la vanguardia de las protestas entrevistados por la AP revelan cómo un movimiento que empezó como una movilización pacífica en contra de la reforma de la ley de extradición se ha convertido en batallas diarias con gases lacrimógenos y perdigones de goma. Todos los activistas pidieron que se publique sólo parte de su nombre, por temores a ser arrestados.

El movimiento se encuentra en una encrucijada luego que los manifestantes ocuparon el aeropuerto de Hong Kong y retuvieron y golpearon a dos hombres de la China continental a quienes acusaban de ser infiltrados.

Legisladores pro-democracia y algunos de los alzados han cuestionado si el movimiento quizás se está excediendo.

Lo cierto es que empiezan a surgir las grietas en el movimiento a pesar de una asombrosa unidad entre manifestantes de orígenes diversos. El debate ha causado dudas entre los manifestantes de vanguardia, aunque éstos siguen pensando que sus tácticas más tajantes son necesarias para lograr las metas fijadas.

Inicialmente lo que los manifestantes querían era que se derogue una ley que permitiría a las autoridades de Hong Kong extraditar a presos al sistema judicial de la China continental. Pero rápidamente se transformó en un movimiento a favor de elecciones democráticas, de la renuncia de la administradora local Carrie Lam de una investigación sobre si la policía se estaba excediendo al reprimir los disturbios.

Los manifestantes en las barricadas han estado lanzando ladrillos contra la policía, han saqueado la sede de la legislatura, han bloqueado un túnel bajo el puerto de Hong Kong y han lanzado huevos contra el cuartel policial.

Para Lam, se trata de “elementos violentos” que están tratando de destruir la economía de la ciudad. El Partido Comunista de China, que ejerce el poder de manera hegemónica, asegura que las manifestaciones “son el primer síntoma del terrorismo”.

Pero para los manifestantes más comprometidos, no hay marcha atrás.

“La situación ha degenerado en una guerra a lo interno de la sociedad en Hong Kong”, declaró Tin, un manifestante de 23 años de edad. “Somos los manifestantes contra la policía”.

Cuando empezó a surgir el movimiento, los jóvenes prometieron no tener líderes, a fin de evitar ser símbolos o chivos expiatorios. Y juraron mantenerse unidos, no importa lo que pase.

Son lecciones de un movimiento anterior pro-democracia surgido en el 2014, Occupy Central, que se disipó después de dos meses.

Chong, un manifestante de 24 años, aseguró que se toman en cuenta las opiniones de todos y que las decisiones se toman en conjunto. Pero ninguna decisión es absoluta: Los manifestantes han jurado que no impedirán acciones con las cuales discrepan.

Dos multitudinarias marchas inspiraron a Chong y a muchos otros jóvenes que antes consideraban el cambio político una quimera.

En dos fines de semana consecutivos en junio, cientos de miles de personas salieron a las calles para protestar contra la nueva ley de extradición. La medida había despertado temores de que China reprimiría los derechos civiles consagrados bajo el marco de “un país, dos sistemas” acordado cuando el territorio pasó a manos chinas.

“No pensé que yo podría hacer eso”, dijo Chong, quien renunció a su trabajo como consultor ambiental a fin de incorporarse a las marchas. “Pero esta vez, la sociedad está despertando”.

Lam suspendió la ley el día antes de la segunda marcha, pero eso no satisfizo a los manifestantes, que realizaron una concentración aun mayor que la primera.

A medida que las exigencias de los descontentos aumentaban, Lam ofreció dialogar pero no dio indicios de ceder.

Fue entonces que los más férreos activistas como Chong y Wayne quedaron convencidos de las protestas pacíficas no serían suficientes.

Una semana tras otra, los manifestantes chocaron con la policía. Cada bomba de gas lacrimógeno les convencía más que al gobierno no le importaba su causa.

“Hemos realizado numerosas protestas pacíficas y no hubo ninguna reacción del gobierno”, comentó J.C., un peluquero de 27 años de edad que renunció a su empleo en julio. “Incrementar nuestras acciones es algo natural y necesario”.

Luego ocurrió el llamado “ataque de las camisas blancas”. El 21 de julio, desconocidos atacaron con palos y barras de acero a los pasajeros en una estación de tren, en momentos en que manifestantes regresaban de una protesta. Un total de 44 personas resultaron heridas. Los agresores estaban todos vestidos de blanco, en contraste con el negro que visten los manifestantes.

La lenta respuesta policial llevó a denuncias de colusión. El jefe policial Stephen Lo argumentó que su fuerza sufría de escasez de personal debido a las protestas.

Muchos consideraron el ataque como prueba de que a la policía le interesa más detener a manifestantes _ hasta ahora unos 700 han sido arrestados _ que atrapar a delincuentes.

A medida que aumentaba la furia de los alzados, empezaron a considerar el aeropuerto de Hong Kong como un lugar de protesta.

Cientos de vuelos tuvieron que ser cancelados ya que los inconformes bloquearon el acceso a las mesas de registro y a la inspectoría de inmigración.

Si bien el caos provocado en los vuelos atrajo la atención de la prensa, lo que más preocupó al movimiento fue la agresión a los dos hombres de China.

En una disculpa por escrito, un grupo de manifestantes dijo que los acontecimientos recientes habían provocado “rabia y paranoia”. En una protesta anterior, se tomaron videos de personas disfrazadas de manifestantes arrestando a otras, y la policía reconoció que usó oficiales encubiertos.

En el aeropuerto, ocurrió dos veces que los manifestantes pensaron descubrir entre sus filas a agentes encubiertos y detuvieron a dos hombres a quienes interrogaron y golpearon. Uno resultó ser un reportero del diario chino Global Times.

Las imágenes de esos hechos inspiraron animosidad hacia los manifestantes dentro de China. Incluso en Hong Kong, legisladores pro-democracia enfatizaron que “esto no debió haber ocurrido y no debe volver a ocurrir”.

Algunos manifestantes se disculparon por la reacción excesiva, otros culparon del hecho a provocadores infiltrados.

Wayne dijo que entre tanta multitud, no pudo ver de cerca qué es lo que ocurrió en el aeropuerto, pero que entendía el sentir de los manifestantes.

“Yo hubiera hecho lo mismo”, aseguró. “No es racional, pero yo le hubiera golpeado o pateado una o dos veces”.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

La momia de una niña inca atrae interés en Bolivia

Publicado

con fecha

Autor

La niña inca está sentada como si estuviera a punto de hablar. A ambos lados de su rostro dos trenzas negras dan la impresión de que acaban de ser tejidas y sus manos -aún con rastros de piel y uñas- sostienen pequeñas plumas. Aunque nació hace más de cinco siglos, esta momia boliviana no sólo conmociona a quien la mira por su buen estado de conservación, sino porque demoró 129 años a volver a casa.

Se cree que la niña -a la que llaman “Ñusta”, princesa en quechua- murió a los ocho años por causas desconocidas. De acuerdo con las autoridades de Bolivia, sus restos y el rico ajuar funerario con el que se fue sepultada fueron sacados del país en 1890 por el hijo de un diplomático estadounidense. Aunque no está claro qué ocurrió después de eso, se sabe que la momia finalmente fue donada a la Universidad Estatal de Michigan (UEM), donde permaneció hasta hace dos semanas, cuando regresó a su tierra gracias a una mediación entre el gobierno estadounidense y la embajada boliviana en ese país.

Aunque los expertos no han podido precisar el sitio exacto en que nació, se cree que la niña habitó una región del altiplano cercana a La Paz. De acuerdo con estudios de datación por radiocarbono que se realizaron a objetos suyos en Estados Unidos, pudo haber nacido entre 1400 y 1500, es decir, durante los últimos años del auge Inca y antes de la llegada de Cristóbal Colón a América.

Expertos como William A. Lovis, profesor emérito de antropología de la UEM, creen que la niña fue parte de un grupo étnico aymara llamado Pacajes (1100 d.C-1450 d.C), un pueblo indígena de los Andes que estaba bajo jurisdicción inca cuando ocurrió su muerte.

“A pesar de que se le fue dado el nombre de ‘Ñusta’, o princesa, no sabemos si realmente fue una princesa. Eso podrá responderse con estudios de ADN”, dijo Lovis a The Associated Press.

El ajuar funerario incluye sandalias de cuero de camélido, una honda, una manilla de hilo, una olla pequeña de barro y bolsitas tejidas con fibra animal que contienen restos de maíz, fruta y coca.

El vestido de la niña, así como otros elementos textiles del ajuar, son de hilo de llama o alpaca, animales domesticados hace más de 4.000 años en los Andes y que aun pasean en manadas por la vasta puna altiplánica de Bolivia, Perú y el norte de Chile y Argentina.

En tiempos remotos los pueblos andinos solían entregar ofrendas a los muertos bajo la creencia de que la muerte era una transición. Por ello los cuerpos eran enterrados junto a vasijas con alimentos y bebidas para su viaje a la otra vida.

De acuerdo con David Trigo, responsable del Museo Nacional de Arqueología en La Paz, el buen estado de conservación del ajuar de la niña abre perspectivas para conocer más sobre una sociedad poco estudiada.

“Es posible que la niña fuera una persona importante y que los objetos colocados junto ella tuvieran tanta importancia sagrada como propósitos útiles”, dijo Lovis. “Otra posibilidad es que su muerte fuera un sacrificio inca para apaciguar u ofrendar a antiguas deidades”.

Los indígenas andinos rendían culto a sus dioses para afrontar desequilibrios sociales, naturales o de salud, pero no hay estudios que respalden esa posibilidad, agregó Lovis, quien impulsó las gestiones para el regreso de la momia.

Los restos de la niña tienen características incas, pero también de una cultura paralela llamada Pacajes, cuyas técnicas de momificación difieren de las que empleó la antigua cultura Tiwanaku, que influenció a varios pueblos antes de su colapso hacia 1150.

Académicos bolivianos, con ayuda de expertos extranjeros, planean estudiar más los restos de la niña inca para establecer las causas de su muerte, su dieta y las técnicas textiles. Por ahora, la “Ñusta” se conserva en una cámara refrigerada del Museo Nacional de Arqueología en el centro de La Paz.

Un estudio preliminar estaría listo en noviembre, cuando el fardo funerario sería exhibido al público durante la fiesta de difuntos, una celebración de raíz prehispánica aún vigente.

En los últimos años el gobierno de Bolivia ha logrado repatriar importantes bienes arqueológicos robados o sacados ilegalmente del país, pero es la primera vez que se trae de regreso un cuerpo, dijo la ministra de Culturas, Wilma Alanoca.

La funcionaria está gestionando el regreso de cerámica prehispánica y otras piezas de arte desde seis países.

Sigue leyendo

Internacionales

Policía abate hombre que retuvo pasajeros en Río de Janeiro

Publicado

con fecha

Autor

Un hombre armado que el martes retuvo a decenas de personas como rehenes en un autobús en Brasil y amenazó con prender en llamas el vehículo murió baleado por la policía en un enfrentamiento que duró cuatro horas y fue transmitido en vivo por televisión.

Todos los rehenes fueron liberados ilesos. El secuestro sucedió en un puente de 13 kilómetros (8 millas) de largo que une a Río de Janeiro con el municipio de Niteroi, atravesando la Bahía de Guanabara.

El autobús secuestrado venía de Sao Gonçalo, una comunidad que sufre de pobreza y violencia y que se encuentra cruzando la bahía. Muchas personas utilizan el puente para ir y venir de sus trabajos en Río de Janeiro. Cientos de vehículos quedaron atascados en el tránsito porque la policía cerró los carriles y trató de tomar el control de la peligrosa situación.

El hombre, armado con una pistola y cuchillo, tomó a 37 personas como rehenes alrededor de las 05:30 de la madrugada, mientras el tránsito iba aumentando. Liberó a dos rehenes, luego a otros dos y después dos más, por separado. Posteriormente, bajó del autobús, lanzó un objeto que parecía una bolsa y fue abatido por un francotirador.

Las intenciones del hombre no estaban claras y no hizo ninguna solicitud en particular, de acuerdo con la policía. El enfrentamiento fue transmitido por la televisora brasileña TV Globo, fascinando a la gente de una nación acostumbrada a altos niveles de crimen.

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, elogió a la policía y dijo que la situación de rehenes era de gran notoriedad pero que los criminales armados generalmente “aterrorizan” a la gente fuera de la vista de la mayoría de los brasileños.

“Si la policía pudiera hacer su trabajo y balear a la gente con fusiles, se salvarían muchas víctimas”, dijo Witzel durante una transmisión de TV Globo.

El gobernador, un exinfante de marina, ha apoyado la noción de usar francotiradores desde helicópteros para disparar contra delincuentes armados en las favelas del estado azotadas por el crimen. Es un aliado político del presidente Jair Bolsonaro, cuya exitosa plataforma electoral el año pasado incluyó una promesa para tomar medidas duras contra el crimen.

La fuerza policial de elite de Río de Janeiro, mejor conocida como BOPE, estuvo a cargo de las negociaciones con el sospechoso mientras un francotirador permaneció apostado en la cercanía.

Se escucharon varios disparos cuando la policía abatió al hombre. Los periodistas y otras personas en la zona se echaron al suelo.

Algunos pasajeros que fueron liberados por el hombre comentaron a la policía que había arrojado gasolina en el autobús y amenazó con prenderle fuego. Sin embargo, Hans Moreno, uno de los rehenes, comentó a TV Globo que el hombre se mantuvo “muy sereno”.

En un momento, el hombre liberó a un rehén que apenas pudo caminar unos pocos metros hacia la policía para después desmayarse y ser llevado a una ambulancia.

AP

Sigue leyendo

Lo + Trending