Conectate con nosotros

Internacionales

Los primeros cinco años de Francisco, un papa renovador

Publicado

con fecha

Cada vez que el papa Francisco visita una cárcel durante sus viajes por los barrios marginales de todo el mundo o incluso en Roma, siempre le dice a los reclusos que él también debería estar detrás de las rejas. “¿Por qué están presos ustedes y no yo?”, les pregunta.

Esa identificación con el dolor ajeno y la facilidad con que se coloca en el lugar del otro le granjearon a Francisco admiradores en todos los rincones del globo y lo confirmaron como un abanderado de los pobres y los postergados.

Pero al cumplirse el martes el quinto aniversario de su pontificado, Francisco está siendo criticado por el tipo de causas que defiende y por las que ha ignorado. La situación de la mujer y los abusos sexuales de los curas encabezan la segunda lista y se está generando la sensación de que el primer papa latinoamericano de la historia es tal vez víctima de expectativas poco realistas y de su propia cultura.

De todos modos, los primeros cinco años de Francisco han sido una vertiginosa presentación de un nuevo tipo de papa, que valora las comunicaciones directas más que la tecnología y la misericordia más que la moral con el fin de hacer de la Iglesia un sito más acogedor para quienes se sienten excluidos.

“Lo veo como alguien fantástico, muy humano y sencillo”, declaró Marina Borges Martinez, una jubilada de 77 años, al ingresar a una iglesia para una misa en Sao Paulo. “Creo que atrajo más gente a la iglesia con su forma de ser”.

Muchos creen que el comentario de “¿quién soy yo para juzgar?” que hizo sobre un cura gay marcó una ruptura con el pasado y entusiasmó a numerosos católicos desencantados.

Otros opinan que la cautelosa apertura que hizo Francisco al autorizar la comunión de los católicos a que se vuelven a casar constituye el paso más revolucionario de su papado.

“Conocí mucha gente que me dijo que recuperó su fe católica gracias a este papa”, expresó el arzobispo ugandés John Baptist Odama, quien encabeza la conferencia local de obispos católicos.

“Por sencillo que sea, ha transmitido un fuerte mensaje sobre nuestro Dios que ama a todo el mundo y que quiere la salvación de todos”.

Otro terreno en el que Francisco impulsó cambios es el de la política mundial: Exigió a gobiernos e individuos que traten a los migrantes como hermanos y hermanas necesitados, no como una amenaza al bienestar y la seguridad de una sociedad.

Después de visitar un campamento de refugiados en Lesbos, Grecia, Francisco se llevó a decenas de sirios musulmanes en su avión papal. El Vaticano alojó a familias de refugiados en tres departamentos de ese complejo.

Sus exhortaciones, no obstante, no han tenido mucho eco en buena parte de Europa y en Estados Unidos, donde la oposición a la inmigración es uno de los principales temas de debate en las campañas políticas. Los italianos, en el patio trasero del papa, votaron abrumadoramente este mes a favor de partidos que prometieron contener la inmigración y expulsar a muchos extranjeros.

Si bien es muy popular, hay quienes lo consideran demasiado liberal e incluso inocente.

Resta por verse si será recordado como una figura que unificó a la iglesia o que generó divisiones. Pero está claro que el mundo supo quién era Jorge Mario Bergoglio, hijo de inmigrantes italianos a Argentina que fue elegido papa el 13 de marzo del 2013 y dijo que los cardenales tuvieron que ir “hasta el fin del mundo” para encontrar un nuevo líder.

Ha habido momentos mágicos: Cuando Francisco lloró al escuchar la historia de un cura albano que fue torturado durante el gobierno comunista y luego lo designó cardenal. Cuando se le quebró la voz al encontrarse con refugiados rohinya de Myanmar y decir que “la presencia de Dios hoy también se llama rohinya”.

Sin embargo, no todo el mundo está contento.

Cuando el pontífice despejó el camino para que los católicos que vuelven a casarse por civil reciban la comunión, algunas docenas de académicos y clérigos tradicionalistas lo acusaron de hereje. Cuatro de sus cardenales solicitaron formalmente una aclaración. Elementos conservadores de Europa y Estados Unidos se preguntaron cómo podía ser que el vicario de Cristo en la Tierra pudiera aprobar el adulterio bajo el disfraz de misericordia.

“Al final de cuentas, ‘La alegría del amor’ es el resultado de un nuevo paradigma que impulsa el papa Francisco”, afirmó el cardenal Pietro Parolin, secretario de estado del Vaticano. “Probablemente, las dificultades que hay en la iglesia se deban a este cambio de actitud que pide el papa”.

Una causa que habría ignorado le pasó factura la semana pasada, en que una coalición de mujeres católicas se congregó frente a los cuarteles jesuitas de Francisco en Roma para exigirle que les dé a las mujeres una voz en la toma de decisiones de la Iglesia Católica.

“El derecho de las mujeres a la igualdad surge orgánicamente de la justicia divina. No depende, ni debería depender, de la benevolencia o la magnanimidad papal ad hoc”, expresó la ex presidenta irlandesa Mary McAleese.

Para ser justos, Francisco designó una comisión para que estudie la posible designación de mujeres diaconisas. Encomendó a una mujer la dirección del Museo Vaticano, el órgano que más dinero le genera a la Santa Sede. Dio a los curas ordinarios, no solo a los obispos, la atribución de absolver a mujeres que se someten a abortos y puso a María Madgalena a la par de los apóstoles varones al declarar un día festivo en su honor.

Pero ninguna mujer encabeza una dependencia de la Santa Sede ni es parte de su grupo íntimo de asesores. La revista de mujeres del Vaticano publicó este mes un artículo denunciando que las mujeres son tratadas como servidumbre por los obispos y cardenales que sirven.

Otro terreno en el que está en deuda es el de los abusos sexuales de los curas. Francisco anunció una “tolerancia cero” para estos abusos, creó una comisión ad hoc de expertos para que lo asesorasen y prometió que los obispos tendrían que rendir cuentas por los casos en los que no actuaron.

Pero suspendió la puesta en vigor de un tribunal para juzgar a esos obispos, dejó que la comisión asesora se desintegrase y escandalizó incluso a sus principales colaboradores al ignorar hace poco denuncias de víctimas del cura abusador más notorio de Chile.

El episodio reforzó la impresión de que este jesuita de 81 años simplemente no se da cuenta de lo importante que es el escándalo en muchas partes del mundo y de cómo su papado va a ser juzgado por la forma en que maneja ese tema.

AP

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

NY: piden liberación de repartidor de pizza ecuatoriano

Publicado

con fecha

Autor

La familia y abogados de un repartidor de pizza ecuatoriano que fue detenido mientras entregaba una pizza a una base militar neoyorquina presentaron el lunes una petición formal a las autoridades migratorias para que el inmigrante sea liberado de forma inmediata.

Los abogados de Pablo Villavicencio, junto a su esposa y dos hijas pequeñas, dijeron en rueda de prensa que hicieron la petición el lunes. En ella aseguran que Villavicencio, de 35 años, no representa ningún peligro para la seguridad del país, no cuenta con historial criminal y su ausencia causa grave daño emocional y financiero a su familia.

Jennifer Williams, de la organización de abogados Legal Aid Society, también dijo que la detención de su cliente es “injustificada” hasta que las circunstancias que rodean su arresto queden claras.

El ecuatoriano fue arrestado el 1 de junio mientras entregaba pizza en la base militar de Fort Hamilton, en Brooklyn. Un chequeo de antecedentes que se le hizo en la entrada reveló que recaía sobre él una orden de arresto por parte de las autoridades migratorias.

Un juez federal ha bloqueado de forma temporal su deportación, pero el inmigrante permanece en custodia de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas en Nueva Jersey hasta su caso vaya a corte.

El lunes, la esposa de Villavicencio, Sandra Chica, que es ciudadana estadounidense, habló ante las cámaras junto a sus dos hijas, de dos y tres años, y pidió que su marido sea liberado.

“Pablo no hizo nada malo, él no es un criminal”, dijo Chica. “Pablo sólo ha trabajado. Vamos a seguir luchando hasta que Pablo esté aquí con nosotros”

Luciana Villavicencio, de tres años, también habló en español en la rueda de prensa: “Papi, espero que los angelitos cuiden de ti y que tú estés bien y que nada malo te pase por allá”

Una portavoz de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas no respondió a una solicitud de comentario el lunes.

El presidente de Concejo Municipal de Nueva York, Corey Johnson, describió el arresto de Villavicencio como una “grave injusticia”.

“Estoy indignado, indignado, de que el motivo de que Luciana y Antonia (hijas de Villavicencio) sufran esta pérdida sea debido a nuestro gobierno”, dijo Johnson. “Como estadounidense, esto rompe mi corazón”.

Según los abogados del inmigrante, Villavicencio cruzó la frontera ilegalmente en 2008. Dos años después pidió asilo, pero un juez le ordenó que saliera del país antes de julio de ese año. El ecuatoriano no lo hizo y por lo tanto se emitió una orden de arresto contra él, han señalado funcionarios de la agencia migratoria.

En 2013 Villavicencio se casó con Chica y en febrero de este año solicitó la residencia permanente. Se encontraba esperando a que avanzara ese proceso cuando fue detenido.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Trump busca crear “fuerza espacial” para asegurar supremacía

Publicado

con fecha

Autor

El presidente Donald Trump anunció la creación de una “fuerza espacial” adscrita al Pentágono a fin de garantizar la supremacía de Estados Unidos en la exploración sideral.

En anuncio en la Casa Blanca, el presidente habló sobre el espacio como un asunto de seguridad nacional, diciendo que no quiere que “China y Rusia y otros países nos aventajen”. También prometió que Estados Unidos regresaría pronto a la luna y llegaría a Marte.

“No hay lugar como el espacio”, dijo.

Aseguró que la nueva “fuerza espacial” será un poder “aparte pero igual” de las fuerzas militares. Así, Estados Unidos será “por mucho el líder” en asuntos espaciales y tratará de revivir el debilitado programa espacial.

El nuevo poder de las fuerzas militares estará a cargo del jefe del Estado Mayor Conjunto Joseph Dunford.

Trump también mencionó planes de fijar una nueva política para reducir la congestión de satélites en el espacio.

La directriz pide crear un ambiente seguro en órbita, ahora que está aumentando el tráfico de satélites. También establece directrices para diseños y operaciones satelitales, a fin de evitar choques y fragmentación de naves espaciales.

La política y los altos costos habían abrumado al programa espacial de Estados Unidos, dijo Trump.

Trump estuvo acompañado del administrador de la NASA Jim Bridenstine, el astronauta retirado Buzz Aldrin e integrantes de su consejo espacial, que se reactivó hace poco y está dirigido por el vicepresidente Mike Pence.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Colombia: presidente electo busca unidad tras voto divisivo

Publicado

con fecha

Autor

El presidente electo de Colombia, Iván Duque, hizo un llamado a la unidad el domingo tras su victoria en el balotaje ante un izquierdista cuyo ascenso sacudió a la clase política del país y dejó al descubierto profundas divisiones sobre el proceso de paz.

El conservador Duque, protegido de un poderoso expresidente, salió elegido con el 54% de los votos. Terminó más de 12 puntos por delante del exguerrillero Gustavo Petro, cuyo resultado fue el mejor logrado nunca por la izquierda en una de las naciones más conservadoras de Latinoamérica.

En su primer discurso como presidente, Duque _ que cuando asuma el cargo en agosto tendrá 42 años y será el dirigente más joven en más de un siglo _ prometió que trabajará sin descanso para sanar las divisiones y que gobernará para todos los colombianos. También se comprometió a atacar directamente la corrupción al tiempo que aborda un aumento en la producción de cocaína, que calificó de amenaza para la seguridad nacional.

“Esta elección es la oportunidad que esperábamos para pasar la página de la polarización, la página de los agravios, la página de las ponzoñas”, dijo Duque en su discurso triunfal ante sus seguidores.

Los comicios fueron los primeros desde que el presidente saliente, Juan Manuel Santos, firmó en 2016 el acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la carrera electoral acabó siendo definida por el divisivo acuerdo.

La promesa de Duque de curar las cicatrices luego de cinco décadas de sangriento conflicto armado exigirá una respuesta rápida. Los rebeldes de las FARC que se desmovilizaron bajo el acuerdo tienen problemas para reintegrarse a la vida civil en una nación donde muchos son reacios a perdonar. Vastas extensiones de territorio en zonas remotas siguen en las manos de violentas bandas de narcotraficantes y grupos rebeldes residuales.

Duque, quien entró en política en 2014 luego de que el expresidente Álvaro Uribe lo convenció para dejar su cómoda vida en Washington y regresar a Colombia, repitió en su discurso del domingo en la noche las promesas que hizo en campaña para reducir los beneficios contemplados en el acuerdo de paz para los comandantes rebeldes responsables de atrocidades.

Junto a su compañera de boleta, Marta Lucía Ramírez, que se convertirá en la primera vicepresidenta en la historia de Colombia, se comprometieron hacer cambios en el pacto aunque Duque señaló que no lo hará “trizas” como han pedido algunos de sus aliados más conservadores.

“Sin lugar a dudas, para el proceso de paz, este es un examen importante”, dijo Patricia Muñoz, profesora de Ciencias Políticas en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

Petro animó a los votantes jóvenes y atrajo a millones de personas a las plazas con ardientes discursos en los que prometía mejorar las vidas de los colombianos más pobres, olvidados por la élite política. Sus más de 8 millones de votos son el mayor éxito de un candidato de izquierdas en la historia del país, donde los políticos de este bando solían estar estigmatizados por el conflicto civil.

“Tan vez a medida que pase el tiempo la gente tendrá menos miedo de votar a políticos de izquierda”, señaló Jorge Gallego, profesor en la Universidad Rosario de Bogotá.

Petro asumió el resultado aunque se negó a calificarlo de derrota. En su discurso, que en ocasiones tuvo un cierto aire festivo, desafió a Duque a romper con sus aliados conservadores, especialmente con Uribe. Además se comprometió a movilizar a sus considerables apoyos en una oposición combativa que luchará por las reformas sociales y defenderá el acuerdo de paz.

“No vamos a permitir que retrocedan a Colombia hacia la guerra”, dijo Petro ante el atronador aplauso de sus seguidores, que coreaban “¡Resistencia!”.

Se considera que el proceso iniciado para cerrar un conflicto que causó más de 250.000 muertos es en gran parte irreversible. La mayoría de los más de 7.000 rebeldes que entregaron las armas empezaron una nueva vida como agricultores, líderes comunitarios y periodistas. El año pasado lanzaron un partido político y pronto tendrán 10 escaños en el Congreso.

Pero el pacto sigue siendo polémico y durante su campaña Duque prometió hacer cambios para una “paz con justicia”. Ya sea a través de una reforma constitucional o por decreto, podría impulsar propuestas como no permitir que excombatientes responsables de delitos graves contra los derechos humanos asuman cargos políticos hasta que confiesen sus crímenes de guerra y compensen a las víctimas.

El acuerdo actual permite a la mayoría de los rebeldes evitar la cárcel, un punto de fricción para muchos.

Los detractores de Duque advierten de que su victoria podría causar problemas en un proceso de paz ya delicado.

“Creo que esto abrirá una gran batalla constitucional”, dijo Cynthia Arnson, directora del programa para Latinoamérica del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson de Washington.

Duque es hijo de un exgobernador y ministro de Energía, y según sus amigos tuvo aspiraciones presidenciales desde niño. Padre de tres hijos, empezó a ejercer el servicio público hace casi dos décadas como asesor del hombre al que sucederá, Santos, que entonces fungía como ministro de Finanzas de Colombia.

Más tarde se trasladó a Washington, donde pasó más de una década en el Banco Interamericano de Desarrollo, primero como asesor de tres países andinos y más tarde como director de la división cultural.

Fue entonces cuando Duque forjó una relación cercana con Uribe, un referente para los conservadores que es adorado y detestado por legiones de colombianos.

Con el respaldo de Uribe, Duque fue elegido para el Senado en 2014. Se labró una reputación como un conservador trabajador y se ganó el respeto de colegas de todo el espectro político.

Durante la campaña, Duque fue acusado de no ser más que un títere de Uribe, quien según la Constitución no puede optar a un tercer mandato. Aunque elogiado por el debilitamiento de las FARC y por atraer una inversión extranjera record, el expresidente también fue acusado por la muerte, a manos del ejército, de miles de civiles que fueron presentados de forma errónea como rebeldes para inflar el recuento de cuerpos.

Hacia el final de su discurso de la victoria, Duque dio las gracias a Uribe pero señaló que intentará cerrar las divisiones en Colombia. Dijo que quiere ver como los miembros de base de la guerrilla se reinsertan con éxito en la vida civil y entran en una economía colombiana en crecimiento.

“No voy a gobernar con odios”, dijo el presidente electo. “No existe en mi mente ni en mi corazón venganzas ni represalias”.

AP

Sigue leyendo

Lo + Trending

Derechos Reservados Enteratever © 2009 - 2018