Conectate con nosotros

Internacionales

Magnate israelí implicado en contrabando de diamantes

Publicado

con fecha

Un furtivo multimillonario israelí que hizo fortuna en el cerrado mundo de los diamantes ha visto peligrar bruscamente su imperio, desde que sus socios quedaron implicados en una gran operación de contrabando y una empleada murió al caer misteriosamente desde un piso alto de su edificio de oficinas.

Lev Leviev, conocido en Israel como el “Rey de diamantes”, tiene relaciones estrechas con el presidente ruso Vladimir Putin y goza de fama como donante generoso a causas judías. Sin embargo, ahora la policía israelí exige que regrese de Moscú para responder a denuncias de contrabando, lavado de dinero y evasión impositiva.

Es una caída espectacular para uno de los magnates más conocidos de Israel. Nacido en la antigua república soviética de Uzbekistán, Leviev, de 62 años, emigró a Israel en su juventud en 1971 y empezó a trabajar como aprendiz de pulidor en la industria del diamante, entonces en auge. En su ascenso meteórico instaló una planta propia e hizo negocios en Angola y Rusia que rivalizaron brevemente con el gigante de los diamantes DeBeers.

Luego se diversificó hacia los negocios inmobiliarios, la construcción y la industria química. Su holding Africa-Israel se convirtió en un actor poderoso en el mercado israelí e hizo de Leviev un precursor de la ola de oligarcas judíos de la antigua Unión Soviética que se han convertido en factores de poder en Israel.

Aunque se calcula que su patrimonio neto supera los 1.000 millones de dólares, Leviev sufrió grandes pérdidas en los últimos años debido a sus inversiones en Rusia, donde se sabe que cuenta con fuerte apoyo del gobierno.

Leviev, quien hace una década se radicó en Londres y más recientemente en Moscú, niega haber cometido delito alguno y está negociando con la policía israelí las condiciones de su regreso. Aunque no ha sido acusado formalmente de algún delito, personas al tanto dicen que el hecho de asociarlo con sospechosos de contrabandear diamantes por valor de 80 millones de dólares a lo largo de varios años sería fatal para su empresa.

“No puedo creer que se colocaría en semejante situación. Sigue siendo un oligarca fuerte y éste no es su estilo. Un contrabando de semejante envergadura derribaría empresas mucho más grandes que la suya”, dijo Alex Kogan, un periodista que cubre a los oligarcas en Israel para la prensa local en ruso. “Aunque no esté implicado, este asunto lo perjudicará gravemente”.

El hijo y el hermano de Leviev fueron arrestados a principios de noviembre junto con otras cuatro personas en lo que se ha llamado el caso del “diamante negro”. Están en libertad bajo fianza.

La historia tuvo un giro trágico el 11 de noviembre, cuando Mazal Hadadi, una empleada contable de la firma de diamantes de Leviev LLD, se mató al caer por la pequeña ventana elevada de un baño en el décimo piso de su edificio de oficinas al lado de la Bolsa de Diamantes israelí.

Se dijo inicialmente que fue un suicidio, producto de una crisis de nervios luego de un duro interrogatorio policial sobre el caso de contrabando. La familia reconoce que Hadadi estaba nerviosa debido a la investigación, pero asegura que la madre de tres niños jamás se hubiera quitado la vida, y que salía del trabajo para encontrarse con su esposo cuando una misteriosa llamada a su teléfono celular la hizo regresar a la oficina.

La industria israelí del diamante trata de distanciarse del asunto.

Con decenas de miles de empleados en la década de 1970, Israel era líder mundial del comercio de diamantes, pero cayó en dificultades con la proliferación de los diamantes sintéticos y el traslado de las plantas de pulido a India, donde los sueldos son mucho más bajos. Dubái también le disputa a Israel el estatus de centro regional del comercio al brindar exenciones impositivas a las empresas.

Sin embargo, Israel sigue siendo un líder en el pulido de diamantes grandes y un centro del comercio electrónico y el desarrollo tecnológico. Aunque oficialmente sigue siendo miembro de la Bolsa de Diamantes israelí, Leviev no aparece en los círculos del sector desde hace años, a medida que sus intereses empresarios se han diversificado y su hermano se ha hecho cargo de LLD.

Un funcionario del sector, que habló bajo la condición de anonimato por tratarse de una investigación abierta, dijo que el caso ha afectado a otros empresarios. Se considera al mercado israelí un sector altamente regulado que ha sabido sanearse luego de décadas de negocios turbios y asociación con los “diamantes de sangre”, extraídos en zonas de conflicto y que financiaron violaciones de los derechos humanos.

En 2003, Israel se sumó al Kimberley Process, cuyos miembros se reúnen anualmente para ajustar los controles sobre las piedras de zonas conflictivas.

Por ahora, hay muchas más preguntas que respuestas. La prensa israelí está llena de trascendidos, además de entrevistas con familiares de la empleada difunta, críticas a la conducta policial y conjeturas acerca de si Leviev regresará y será arrestado.

La oficina de Leviev en Israel rechazó todas las denuncias contra sus empleados.

“El señor Leviev y todas las compañías bajo su control operan de acuerdo con las normas aceptadas y se atienen a las leyes”, dijo. “Esperamos que este asunto se aclare rápidamente y se demuestre que las sospechas son infundadas”.

Es la clase de atención que Leviev siempre ha tratado de evitar. Prefiere que la prensa se ocupe de su filantropía para el movimiento Jabad, una secta hasídica que ayuda a los judíos en el mundo, más que de sus transacciones con los diamantes.

“Es un mundo cerrado donde la gente prefiere guardar secretos”, dijo Kogan. “No le gusta la publicidad y no le gusta destacarse”.

AP

Sigue leyendo
Anuncio
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Francia busca acelerar la reconstrucción de Notre Dame

Publicado

con fecha

Autor

El gobierno de Francia presentó el miércoles un proyecto de ley que tiene como objetivo acelerar la reconstrucción de Notre Dame y transparentar la manera en que se gastarán las enormes sumas de dinero donadas para esas obras.

La iniciativa de ley detallada durante una reunión semanal del gabinete permitirá que el gobierno adopte medidas de urgencia con respecto a la catedral y que se salte algunos procedimientos ordinarios de renovación. Francia tiene procesos muy estrictos y largos en lo que se refiere a la renovación de monumentos históricos.

Sin embargo, la propuesta es delicada, ya que algunos arquitectos y expertos en patrimonio han expresado su preocupación por la calidad de las obras que se van a realizar en el sitio.

El presidente Emmanuel Macron se propuso el objetivo de reconstruir la catedral en apenas cinco años, algo que algunos expertos consideran simplemente imposible de alcanzar.

La reconstrucción de Notre Dame está suscitando un amplio debate en toda Francia, con diferentes puntos de vista sobre si debe incluir tecnologías y diseños nuevos.

El proyecto de ley también ofrece un marco legal para la campaña de financiación nacional para la reconstrucción y busca garantizar la transparencia sobre cómo se utilizará el dinero.

El proyecto de ley llegará al Parlamento en las próximas semanas.

En otras noticias relacionadas con la renovación, un experto dijo el miércoles que el enorme órgano de 8.000 tubos que estaba en la iglesia quedó prácticamente intacto de las llamas que envolvieron el antiguo edificio el 15 de abril.

Pascal Quoirin, un especialista que restauró el instrumento en 2017, revisó el órgano y determinó que no sufrió daños a causa del fuego que destruyó gran parte del techo del templo.

“Tras pasar dos horas examinando la parte instrumental, no noté ningún daño que pudiera haber sido causado por el fuego”, explicó Quoirin.

Según el experto, el termómetro ubicado en el interior del órgano mostró que la temperatura no superó los 17 grados Celsius (63 Fahrenheit) el día del incendio, lo que aseguró que no se produjeran daños en los componentes electrónicos o en los tubos.

Quoirin recomendó proteger el instrumento con una urna impermeable, limpiarlo y tocarlo de forma regular durante las labores de restauración.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Reportero demanda a gobierno de Japón por anularle pasaporte

Publicado

con fecha

Autor

Un periodista japonés conocido por cubrir zonas de guerra demandó el miércoles al Ministerio del Exterior de su país luego que éste invalidó su pasaporte y le demandó que lo entregara. El periodista alega que el gobierno le priva de su derecho a viajar y que restringe la libertad de prensa.

En febrero, Kosuke Tsuneoka quedó varado en el aeropuerto Haneda de Tokio cuando se disponía a viajar a Yemen para reportar sobre el conflicto y la crisis humanitaria en el país. Se le dijo que su pasaporte había sido invalidado y se le ordenó que lo entregara de inmediato.

Tsuneoka es un periodista independiente que ha reportado desde áreas de conflicto en Oriente Medio y África desde hace dos décadas y estuvo cautivo durante cinco meses en Afganistán en 2010.

Dice que presentó la demanda porque le preocupa que el gobierno pudiera estar expandiendo su control sobre los ciudadanos. Dijo que un creciente número de periodistas han recibido advertencias o han sido puestos bajo presión y que, como resultado, la cobertura de la prensa japonesa desde áreas de conflicto han disminuido considerablemente, lo que deja al país aislado del resto del mundo.

“Decidí acudir a la corte no por interés personal”, dijo Tsuneoka a reporteros tras presentar la demanda en el tribunal del distrito de Tokio. “Más bien me preocupa la dirección en la que parece estar moviéndose Japón, pues parece que está perdiendo su perspectiva sobre los asuntos globales y yo quería frenarlo de alguna forma”.

La cancillería japonesa le recuerda rutinariamente a los ciudadanos japoneses que eviten entrar en áreas de conflicto. Los periodistas que han sido secuestrados o se han visto involucrados en problemas han sido criticados como agitadores que merecen castigo. Las personas que actúan independientemente en Japón no son bien vistas e incluso son consideradas egoístas.

Antes del incidente con el pasaporte el 2 de febrero, el mes anterior se le negó a Tsuneoka el ingreso a Omán, donde planeaba hacer una escala de tránsito en viaje a Yemen. Pese a haber obtenido la visa, se vio obligado a regresar a Tokio y hacer el viaje vía Sudán, dijo.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Discriminación y rechazo a familiares de miembros del EI

Publicado

con fecha

Autor

Cuando Ahmed Khalil se halló desempleado como chofer de autobús en la ciudad iraquí de Mosul hace tres años, se presentó como voluntario para la fuerza policial del grupo Estado Islámico, esperando que el salario le ayudara a mantener a su familia.

Pero lo que logró fue dejar un legado de infortunio que se extendió más allá de su propia vida.

En Mosul y en muchas otras comunidades iraquíes, miles de familias — incluyendo la viuda y los hijos de Khalil — sufren rechazo y discriminación debido a las actividades de sus seres cercanos que son acusados de haber apoyado al EI cuando el grupo extremista ocupaba buena parte del país.

Esposas, viudas e hijos han sido desheredados por sus familias y abandonados por el Estado. Los registros civiles se niegan a inscribir nacimientos de bebés cuyas madres estaban casadas con miembros del EI, y las escuelas se niegan a aceptar a los niños. Los servicios de bienestar social rechazan a las madres pobres y los mujtars — alcaldes comunitarios — no permiten a las familias mudarse en sus vecindarios.

El supuesto “califato” que el EI logró imponer en partes de Siria e Irak ha desaparecido, pero las atrocidades y la devastación que la agrupación promovió han dejado profundas heridas en la sociedad.

“Dicen que mi padre era Daesh y eso me duele”, declaró Safa Ahmed, la hija de Khalil, quien tiene apenas 11 años de edad, usando el nombre árabe del EI.

Irak ha hecho poco para investigar la conducta de decenas de miles de hombres que, por voluntad propia u obligados por las circunstancias, se incorporaron al EI entre el 2013 y el 2017. En lugar de ello, las comunidades castigan a familiares por la conducta de sus allegados.

Khalil murió en un bombardeo sobre Mosul en febrero del 2017, durante la campaña por liberar a la ciudad que finalizó en julio de ese año. Pero la batalla se ganó a un costo escalofriante: se calcula que unos 10.000 civiles murieron en el asedio, y gran parte de la ciudad está en ruinas.

Su viuda, Um Yusuf, y sus siete hijos ahora deben lidiar con el estigma de estar relacionados con alguien del EI. Ella no ha podido recibir asistencia pública, y su hijo adolescente Omar no ha podido conseguir empleo.

Viven en una escuela abandonada, con el poco dinero que ganan vendiendo pan en las calles de la devastada ciudad. Sólo tres de los hijos están en la escuela. Los dos mayores tuvieron que salirse por las burlas que sufrían por ser hijos de alguien asociado con el EI, y el más pequeño no puede inscribirse porque el registro civil se niega a emitirles cédulas de identidad.

“Es cierto que el padre cometió un error, pero ¿por qué castigar a los hijos por el pecado del padre?”, expresó Um Yusuf.

Bajo las leyes iraquíes, un niño necesita tener el nombre de su padre para tener partida de nacimiento y cédula de identidad, para inscribirse en la escuela y para recibir ciudadanía, prestaciones sociales y herencias.

Pero ahora que el EI ha sido derrotado, prácticamente todo proceso burocrático conlleva una investigación de los antecedentes de los familiares varones de la mujer, lo que desemboca en miles de madres, viudas e hijos sin poder recibir beneficios.

Un informe de la ONU estimó que hay actualmente 45.000 niños indocumentados en Irak. Jueces y grupos de derechos humanos advierten que el problema debe resolverse, y que de lo contrario crecerá en el país toda una generación sin papeles y sin educación escolar.

“Al castigar a familias enteras, se les está marginando y se está socavando la posibilidad de una reconciliación en Irak”, manifestó Tom Peyre-Costa, portavoz del Consejo de Refugiados de Noruega, que da asesoría legal a mujeres iraquíes para conseguir documentos de identidad.

En la escuela al-Iraqiya en el oeste de Mosul, una de las primeras que reabrió tras el fin de los combates, el director Khalid Mohammad dice que las familias le presionan para que rechace a los hijos de padres que están encarcelados o desaparecidos, ausencia que muchos interpretan como prueba suficiente de afiliación con el EI.

“Si alguien se queja y se investiga el caso, yo podría perder mi empleo”, dijo Mohammad.

En una oficina legal mantenida por el Consejo de Consejo de Refugiados de Noruega, Nour Ahmed buscaba manera de registrar a su hijo pequeño para poder recibir cupones de asistencia para comida y combustible.

Su esposo, dijo la mujer, fue secuestrado hace dos años en Mosul por una milicia pro-oficialista que lo acusaba de ser miembro del EI. Ahmed insiste en que él no era miembro. El esposo sigue desaparecido.

El hijo pequeño nació en el 2016 en un hospital regido por el EI y su partida de nacimiento tiene el sello de la milicia. Debido a que Irak no reconoce los documentos del EI, el pequeño sigue indocumentado.

A Ahmed se le dijo que para inscribir a su hijo necesita encontrar al marido. Si ella presenta una denuncia de desaparición, levantaría dudas sobre su parentesco y pondría en riesgo su derecho a conseguir ciudadanía.

“Lo único que quiero es encontrarlo”, dijo Nour.

Adnan Chalabi, un juez de apelaciones, dijo que todos los días le llegan a él más de una docena de casos relativos a documentación, introducidos en su mayoría por las esposas, viudas o mujeres divorciadas de presuntos miembros del EI. No hay mucho que él puede hacer, afirmó, a menos que se cambien las leyes primero.

“Daesh ocupó la ciudad por tres años. ¿Acaso la gente dejó de casarse, divorciarse y tener hijos en esos tres años?”, expresó el juez. “Necesitamos una solución legislativa”.

Hay poca voluntad en el país de cambiar las leyes familiares y de patrimonio, dijo el presidente del parlamento iraquí, Mohamad Halbousi, aunque hay una propuesta de abrir los registros civiles por un período breve para inscribir a niños indocumentados.

“Hay que cuidar a estas familias, no se les puede dejar que desaparezcan en medio de la sociedad”, comentó.

Frente a una mezquita en Mosul, donde Um Yusuf vendía pan con sus hijos, la mujer dijo que se les están acabando las fuerzas para mantener a su familia.

“No tenemos nada, la familia entera está destruida”, lamentó.

AP

Sigue leyendo

Lo + Trending

Derechos Reservados Enteratever © 2009 - 2018