Conectate con nosotros

Internacionales

Muchos migrantes devueltos a Honduras lo intentarán de nuevo

Publicado

con fecha

La Gran Central Metropolitana, la principal terminal de autobuses en la ciudad de San Pedro Sula de donde partió la caravana de migrantes que ha recorrido casi 2.000 kilómetros, es escenario de los destinos cruzados de muchos hondureños que sueñan con una vida mejor en Estados Unidos.

Por las noches, docenas de personas duermen en el suelo o en el césped. Algunas esperan el autobús que las llevará a la frontera con Guatemala, desde donde iniciarán el viaje a su “sueño americano”. Otras, tumbadas al lado, regresan tras fracasar en el intento y esperan transporte para volver al lugar que quisieron dejar atrás.

Según el gobierno mexicano, cientos de personas _la mayoría hondureños_ que se unieron a la caravana que ahora está en la Ciudad de México o a otras posteriores han regresado a su lugar de origen. Algunos se cansaron o enfermaron. Otros fueron detenidos o desistieron de pedir asilo y aceptaron que les repatriaran.

Muchos vuelven a la terminal de autobuses con la tristeza y la frustración en el rostro, pero la mayoría comparten una idea: lo volverán a intentar, aunque no sepan cuándo.

“Me voy a ir 30 veces más si es posible”, aseguró Daniel Castañeda, un joven de 18 años de Comayagua, en el centro del país, que se lanzó a probar suerte en la segunda caravana y le detuvieron al cruzar a México después de un choque con la policía en el puente fronterizo a finales de octubre. “No le digo cuándo, pero de que me voy a seguir yendo, me voy a seguir yendo. El país se va a quedar vacío”.

Reny Maudiel, un adolescente de 16 con cara de niño asustado, decidió regresar debido a esos brotes violentos que, a juicio de algunos analistas, se debieron a que gente con vínculos delictivos se infiltró en ese segundo grupo.

Maudiel tenía los pies llagados y estaba cansado, pero este joven aprendiz de albañil no pierde la esperanza de volver a intentarlo. “Espero que surja otra oportunidad”, afirmó.

Aunque el presidente estadounidense Donald Trump arremetió contra la caravana durante la campaña para las elecciones legislativas del martes con el argumento de que había delincuentes entremezclados con los migrantes, quienes dejan el país cuentan que huyen de la pobreza, el desempleo y la inseguridad.

San Pedro Sula es una de las ciudades más violentas en una nación con una de las tasas de homicidios más elevadas del mundo. Las dos principales pandillas, la Mara Salvatrucha y Barrio 18, se disputan territorios, y las fuerzas de seguridad no cuentan con la confianza de los ciudadanos. Además, casi 5,5 millones de hondureños _más del 60% de la población_ son pobres, según el Banco Mundial.

Pablo Alba es uno de ellos. Este veterinario de 64 años se emociona al recordar a su hijo de 11 enganchado a su cuello y pidiendo irse con él al norte. Se negó.

“Si hay que sufrir, voy a sufrir solo”, le dijo antes de dejarle junto a sus tres hermanos al cuidado de su casera y unirse, solo con lo puesto, a la caravana que salió de San Pedro Sula el 13 de octubre. Nunca antes había pensado en emigrar porque en ningún momento de su vida se le había dificultado tanto encontrar trabajo como ahora: apenas vendía los tamales que cocinaba su casera, aunque antaño sí ejercía como veterinario.

Nueve días después de dejar su hogar, cuando ya había cruzado dos fronteras, pidió asilo y lo llevaron a un centro de retención donde se sintió como en una cárcel. Al no poder comunicarse con su familia _no tenía dinero ni teléfono_ desistió de su solicitud y pidió volver a Honduras. Ahora asegura que volverá a intentarlo en marzo con sus hijos, de 14 y 11 años.

Según las autoridades mexicanas, otras 478 personas han pasado por lo mismo y el país ha recibido hasta ahora 3.230 solicitudes de refugio de integrantes de la caravana.

Al margen de estos movimientos en grupo actuales, el flujo de personas que han regresado desde territorio mexicano a Honduras es constante: este año han sido devueltos una media de 136 hondureños al día de enero a septiembre, según datos del Instituto Nacional de Migración.

Las mujeres y los niños suelen llegar directo a un albergue de San Pedro Sula vía terrestre o en aviones fletados por México. Los hombres arriban en autobús a Omoa, una ciudad en la costa del Caribe, donde realizan los trámites del retorno y desde donde son trasladados a la terminal de San Pedro para que tomen ahí otro autobús hasta sus ciudades de origen con un boleto gratuito.

Algunos días, funcionarios del gobierno hondureño los reciben sentados tras una mesa de plástico y les ofrecen una “bolsa solidaria”: productos básicos como arroz o pasta con una foto firmada del presidente Juan Orlando Hernández incluida.

Según explicó uno de los trabajadores, Jorge Márquez, también toman sus datos “para darles seguimiento” y para que, supuestamente, puedan beneficiarse de los apoyos que el mandatario ha prometido para atajar lo que muchos analistas consideran un éxodo sin precedentes, que en su punto álgido llegó a sumar 7.000 personas caminando juntas.

Algunos de los que regresaron señalan que intentarán buscar opciones de vida donde antes nos las encontraron, pero la mayoría de los entrevistados por la AP ven muy negro su futuro si permanecen en el país.

Lo que sí levanta la moral a muchos son las promesas del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, de dar visas especiales a los centroamericanos que quieran trabajar en el país.

Gerardo Castillo, un albañil de 35 años que dejó a sus dos hijos en Olancho porque no quería exponerlos a la caravana y tiene otros dos en Estados Unidos, intentará aprovechar las oportunidades que ofrezca el nuevo gobierno mexicano.

Castillo, que se quejó de que los agentes de migración dejaban pasar al grueso de la caravana pero detenían a grupos que quedaban aislados, como en el que iba él, tiene un plan claro para el día del traspaso de poder en México: “El 1 de diciembre estoy en Tecún Umán”, la frontera con Guatemala.

Olvin Fernando Murillo, de 20 años, llegó casi 300 kilómetros (186 millas) más al norte, a la ciudad de Arriaga, pero muy lejos todavía de Phoenix, en Estados Unidos, donde tiene un hermano. Iba con su novia, de 16 años, que se enfermó, y al no mejorar decidieron regresar a El Paraíso, departamento fronterizo con Nicaragua. Murillo vendió su celular para sacar algo de dinero y ahora solo lleva una mochila verde que le regalaron en Chiapas y planes en la cabeza: “Tomar un descanso y en enero, la otra caravana”.

Los rumores de que en los próximos meses se repetirá esta nueva forma de emigrar en grupo y a cara descubierta, considerada más barata _porque se evita el pago a los contrabandistas, conocidos como coyotes_ y más segura, se multiplican en cada rincón de Honduras.

Sin embargo, el panorama que pueden encontrar estos migrantes al llegar a territorio estadounidense es sombrío.

Conseguir asilo en ese país no es nada fácil porque solo pueden acceder a ese estatus quienes demuestren estar en peligro, pero no los que migran por problemas económicos, aunque éstos sean motivados, en parte, por la violencia. El trámite, además, puede tardar meses, periodo en el que los solicitantes generalmente viven en centros de detención.

Por si fuera poco, Trump dijo que iba a endurecer aún más los requisitos para conceder asilo y ha mantenido una agresiva retórica al anunciar que reforzará la frontera sur con 15.000 militares.

Los migrantes son conscientes de esta realidad, pero parece importarles poco.

Claudia Noriega, una joven de 27 años que desde que subió el precio del azúcar no vende suficientes dulces para vivir, está decidida a marcharse pese a ser consciente de que puede acabar como las personas que descansan a unos metros de ella.

“Lo importante es intentarlo”, comenta. “Y si no se puede, hay que ver qué hacemos”.

AP

Sigue leyendo
Anuncio
Comentarios

Internacionales

Citan a dos ex colaboradores de Trump por informe de Mueller

Publicado

con fecha

Autor

La Comisión Judicial de la Cámara de Representantes emitió el jueves citatorios para Corey Lewandowski, quien fue jefe de campaña de Donald Trump, y para un ex asesor de la Casa Blanca, como parte de la investigación que realiza el comité sobre la conducta del mandatario en el cargo.

El presidente de la comisión, Jerrold Nadler, representante demócrata por Nueva York, dijo que su comité quiere escuchar públicamente a Lewandowski y Rick Dearborn el 17 de septiembre “como parte de los esfuerzos del comité para responsabilizar al presidente”.

Lewandowski y Dearborn fueron mencionados en el reporte que redactó el entonces fiscal especial Robert Mueller sobre un posible caso de obstrucción de justicia por parte de Trump. El reporte dice que Lewandowski y Dearborn estaban al tanto de los esfuerzos de Trump para que Mueller fuera despedido.

El actual gobierno ha impedido que ex colaboradores declaren ante el Congreso, desatando una batalla legal que se espera se agudice en otoño.

En un tuit, Lewandowski dijo que era “triste y patético que el congresista Nadler esté acosando a ciudadanos privados” y alegó que la investigación sobre Rusia es noticia vieja.

Bill Coffield, abogado de Dearborn, dijo a The Associated Press que todavía no ha visto el citatorio, pero que lo revisará con su cliente y hablarán de sus opciones.

El panel judicial está investigando si Trump obstruyó la justicia. En mayo, Mueller dijo que no podía exonerar al presidente de obstrucción y que dependía del Congreso decidir qué hacer con el reporte que él redactó.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Zapatos Nike de 1972 se venden en 50.000 dólares

Publicado

con fecha

Autor

Un par de zapatos deportivos Nike hechos a mano para las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos de 1972 fueron vendidos en 50.000 dólares.

Dave Russell, de Sacramento, vendió las inusuales zapatillas el mes pasado a una cadena hotelera de Eugene, Oregon, que construye una propiedad con temática de Nike.

“Querían algo que dijera: ‘Este es el pueblo Nike’”, dijo Russell. “Y aquí están estas zapatillas que eran un prototipo incluso antes de que Nike fuera un calzado público”.

Russell comentó que tenía 25 años cuando participó en las pruebas para el maratón en Eugene, lugar en donde se lanzó la marca Nike ese mismo año, reportó la televisora KTXL-TV.

Conocidos como “moon shoes”, los zapatos deportivos fueron el primer prototipo diseñado por el cofundador de Nike, Bill Bowerman.

“Eran unas zapatillas muy poco convencionales. Eran muy exóticas porque la suela era totalmente diferente. Se hizo en una waflera. Fue pegada a la parte inferior del zapato. El calzado fue totalmente hecho a mano”, dijo Russell.

“Me encantaban, me quedaban como guante”, agregó.

La compañía de zapatos deportivos con sede en Oregon sólo fabricó 12 pares.

En 2016, un coleccionista malasio pagó 11.200 dólares a un hombre de Minnesota por un par de “moon shoes” que estaban sucios y les faltaban las agujetas.

El mes pasado, un par nunca usado fue vendido por 437.500 dólares en una venta en línea de Sotheby’s. El inversionista canadiense Miles Nadal ganó la subasta pública por el calzado, el único par conocido que nunca ha sido usado, según Sotheby’s.

De acuerdo con el portal Letsrun.com, Russell terminó en el 55to lugar en la competencia en que Frank Shorter obtuvo el triunfo para posteriormente colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos en Múnich.

AP

Sigue leyendo

Internacionales

Lo que pasa en Las Vegas se queda ahí, menos los saltamontes

Publicado

con fecha

Autor

Una enorme migración de saltamontes ya salió del estado de Nevada, pero el enjambre podría volver en unos cuantos años, de acuerdo con un reporte publicado el jueves.

Miembros del Servicio Nacional de Meteorología atribuyeron la llegada de los saltamontes en julio pasado a un inusual clima húmedo primaveral que posiblemente se repita en cinco años, reportó el diario Las Vegas Review-Journal.

En los últimos seis meses, las lluvias de Nevada superaron su promedio anual de 10 centímetros (4 pulgadas) antes de que se presentara la migración, dijeron los científicos.

Podrían pasar algunos años antes de que Las Vegas se vea infestada por una nueva migración de saltamontes, debido a que los totales de precipitaciones por encima de los 10 centímetros parecen ocurrir aproximadamente cada cinco años, dijo Caleb Steele, del Servicio Nacional de Meteorología.

Miles de saltamontes adultos migraron desde el norte de Arizona a Laughlin e incluso llegaron hasta la región central de Nevada, pero los enjambres permanecieron poco tiempo en el lugar, indicaron las autoridades.

“Es más o menos lo que pensamos que ocurriría, que después de una semana o semana y media morirían o se irían”, dijo Jeff Knight, entomólogo del Departamento de Agricultura de Nevada.

Este tipo de migraciones no son nada nuevo y se han registrado en unas cuantas ocasiones durante el último medio siglo, comentó Knight.

No es un evento que ocurra naturalmente que pueda pronosticarse o evitarse, pero sí llamó la atención.

Algunos videos se volvieron virales, hubo pizzas y bebidas especiales con temática de saltamontes y varios medios de comunicación cubrieron el evento, según el periódico.

“Prácticamente fue una noticia mundial”, señaló Knight. “Recibí reportes de amigos en Italia y nos llamaron reporteros de la India. Eso lo volvió interesante”.

AP

Sigue leyendo

Lo + Trending